EDITORIAL

 
DIARIO NORTE DIGITAL | NOTICIAS DE PUERTO PLATA | DE LA HISTORIA DOMINICANA| EDITORIAL
 
EDITORIAL
   

El liderazgo social
que necesitamos

El doctor Jorge Gadea, un peruano que se radicó en nuestro país a comienzo de la década de los años 80, tenía grandes inquietudes sociales y era un hombre profundamente motivado por el avance de los pueblos.
Había trabajado en varios países del continente, en la afanosa tarea de preparar líderes que pudieran asumir el rol protagónico de conducir a los pueblos por caminos prominentes.
Un día, pronunciando un discurso, en Santo Domingo, ante un conglomerado de personas que habían participado en uno de los cursos que impartía, él tuvo la valentía de afirmar, que luego de una incursión profunda por sus vivencias de catedrático en el área citada, había llegado a la conclusión de que entre nosotros, aquí en la República Dominicana, no había líderes, en el plano social, que respondieran a un esquema de consonancia con las exigencias de un liderazgo auténtico y proverbial.
Pero, por la seguridad que atribuía a su aseveración, parecía que el señor Gadea, decía la verdad.
El liderazgo social que necesitamos, lleno de un contenido, equitativo, objetivo, ecuánime, equilibrado, justo y hasta quijotesco, no lo hemos acariciado todavía, y es posible que una parte de la desventura que nos ha acompañado durante mucho tiempo, tenga su origen en ese hecho lastimoso.
El líder no puede ser un hombre irreflexivo, petulante, presumido, engreído, prepotente y mucho menos altanero y arrogante.
Pero menos aun, iracundo, porque una sola acción de ese color, se convierte en un germen de violencia, en una sociedad que ha padecido en los últimos años, de los golpes violentos de ese flagelo ignominioso.
Nuestro país, anhela y demanda, hasta con carácter de apremio, y en ello se incluyen las necesidades emergentes de Puerto Plata, de verdaderos líderes que nos ayuden a encontrar soluciones salomónicas, para liberarnos de nuestras lacras y para encontrar una salida, hacia una meta de excelsitudes y de victorias.